ANTICOAGULANTES Y NUTRICIÓN [21-12-15]

by nutricion obesidad on 21/12/2015

in Noticias,Noticias sobre Nutricion

 

ANTICOAGULANTES Y NUTRICIÓN

Uno de los problemas que afecta cada vez a más personas, sobre todo por encima de los cuarenta años y mucho más a las mujeres, es la alteración de la coagulación de a sangre. Por una parte, en algunas personas, existe una mayor tendencia a que la sangre se coagule dentro de los vasos sanguíneos lo que les puede ocasionar trombosis, embolias y demás problemas cardiovasculares graves. Por otra parte, muchas personas que han sufrido problemas cardiacos (arritmias, extrasistoles) o han sido sometidas a cirugía cardiovascular tienen que prevenir que su sangre se coagule dentro de sus arterias, ya que esos problemas que padecen conducen a ese riesgo. A estas personas los especialistas les prescriben las medicinas anticoagulantes de las que hay una gran variedad que va desde la simple aspirina hasta el famoso sintróm.

El problema con estos tratamientos anticoagulantes es que sus efectos se pueden ver alterados (en más o en menos) por algunos alimentos, que es preciso conocer para evitar problemas. Se trata de evitar un consumo excesivo de la vitamina K, que tiene efectos anticoagulantes y abunda en algunos alimentos de uso común. Daremos unas sencillas recomendaciones.

Todo paciente sometido a terapéutica anticoagulante debe evitar comer las siguientes verduras que contienen mucha vitamina K: todas las verduras y hortalizas de colores amarillo oscuro y de hojas verdes y grandes como la lechuga, la endivia, todas las coles incluidas coliflor, col rizada y brócoli, las espinacas, la remolacha, los espárragos y la soja fermentada.

Los alimentos de origen animal, como la carne y el pescado tienen poca vitamina K excepto el hígado. También hay que evitar abusar de alimentos muy grasos como la mantequilla, el tocino, el bacon, la bollería industrial y los quesos curados. Los aceites suelen contener vitamina K, por eso se debe consumir sobre todo aceite de oliva virgen extra, pero con moderación, no se deben superarlas cinco cucharadas al día repartidas entre todas las comidas. No tomar grasas hidrogenadas (las llamadas grasas trans) que contienen un derivado similar a la vitamina K. Deben consultar las etiquetas de los alimentos en los que abundan estas grasas como son las margarinas, los fritos de bolsa, y las salsas y los alimentos preparados.

Consumir tres piezas de frutas al día, de cualquier fruta excepto el kiwi. No se deben consumir frutos pasos como las ciruelas, las uvas o los higos pasos. Pueden consumirse cada día 30 gramos de frutos secos, sobe todo nueces (dos o tres nueces), pero no comer piñones.

También pueden consumirse cereales integrales y legumbres y dos raciones diarias de lácteos desnatados.

Si tiene costumbre, puede tomarse al día dos copas de vino o dos quintos de cerveza. No puede abusarse del alcohol ya que en exceso afecta a la coagulación de la sangre.

También hay que tener mucho cuidado con el consumo de productos de herboristería ya que algunos pueden interferir (aumentando o disminuyendo) la actividad de los anticoagulantes.

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas